Las mandarinas clemenules se quedan colgando en los árboles, mientras los supermercados demandan variedad híbridas.