Alcachofas Blanca Tudela, frescura y conservación

Alcachofas Blanca Tudela, frescura y conservación

La temporada de alcachofas se divide en dos estaciones, depende del territorio que se cultivan. Desde Otoño hasta primavera

Es en primavera cuando es cosechada en el mediterráneo.

Gran período de Invierno y en verano no es temporada de alcachofas por lo que se encontrarán con poca carne y posiblemente amargas.

Las alcachofas son hortalizas con unas propiedades muy beneficiosas para nuestra salud:

 

  • Especial dietas por su pocas calorías
  • Reduce los niveles de colesterol, ácido úrico y presión arterial alta
  • Combate la retención de líquidos, por ser alimento diurético
  • Combate la presión arterial alta

Para saber si las alcachofas son frescas, podemos presionar las hojas y deberemos escuchar un leve crujido. No deben de estar separadas ni blandas

Cuando hace mucho frío es normal que las puntas de las hojas exteriores tengan manchitas marrones, aunque ello no afecta a la calidad de las mismas.

Nos fijaremos también en su tallo. Si está ennegrecido es que ya hace varios días que fue recolectada.

En Naranjaselisa las recolectamos y el mismo día son enviadas. 

 

MODOS DE CONSERVARLAS

Se conservan hasta 7 días en la nevera dentro de una bolsa de plástico donde las guardaremos sin retirar el tallo ni las hojas externas.

Si los tallos no se han cortado en exceso se pueden dejar en un vaso con agua como un ramo de flores. Recordemos que es lo que son.

Para conservarlas más tiempo deberemos congelarlas, de ésta forma:

 

  • Retiramos las hojas externas más duras.
  • Cortamos la parte superior de las hojas (1 o 2 cm).
  • Las cortamos en cuartos u octavos.
  • Las escaldamos durante unos 5 minutos en agua con zumo de limón.
  • Pasados los 5 min, las pasamos por agua fría para cortar la cocción, las escurrimos y secamos muy bien y las ponemos en bosas de congelar con la cantidad que vayamos a usar cada vez que las saquemos.
  • A la hora de usarlas, se pueden cocer directamente sin descongelar.

 

Otra opción para su conservación es meterlas en conserva, envasándolas en botes de cristal

La preparación es similar a la del congelado, así después de limpiarlas, pelarlas y hervirlas durante 5 min, se trocean y se ponen en botes de cristal esterilizados, de forma que se mantendrán en óptimas condiciones durante largo periodo de tiempo.

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code